· 

¿Qué hacer cuando la alegría se va de nuestra vida?

 

Dra. Carolina Vizuet Durán

Psicóloga, Maestra en Ciencias de la Conducta, Doctora en Neurociencias.

 

Cuando hablamos de depresión nos viene a la mente la imagen de una persona que no puede levantase de la cama, sin ganas de hablar, comer, reír, bañarse, etc. Esa imagen es parte de la enfermedad descrita en el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales DSM-V como depresión mayor.

 

La depresión mayor consiste en un estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, disminución importante del interés por las actividades, pérdida importante de peso, insomnio o dormir de más, inquietud o quietud motora, fatiga importante, sentimiento de inutilidad, culpa excesiva, dificultad para pensar y pensamientos continuos de muerte. Asimismo, estos síntomas le causan a la persona deterioro significativo en su área social, laboral y otras áreas de funcionamiento.

Los síntomas pueden resultar de algún evento que los precipitó, pero que también alteró la neurofisiología. 

Sin embargo, los síntomas de la depresión son más comunes de lo que pensamos, se presentan en muchas personas en grado leve o moderado.

 

Dichos síntomas incapacitan también la vida de las personas, no permitiéndoles alcanzar logros, aislándolos, haciéndoles percibir la vida sin brillo. 

Tú puedes estar presentando síntomas relacionados con depresión si te suceden algunas de estas situaciones:

 

- Tus niveles de energía son bajos, por lo que te agotas fácilmente y sientes flojera.
- Te sientes desesperanzado/a.
- Sientes menos interés o placer en actividades usuales, lloras fácilmente o sientes apatía o indiferencia.
- Tus respuestas emocionales a sucesos positivos son indiferentes.

- Tienes perdida o ganancia de peso.
- Ha disminuido tu deseo sexual.
- Evitas a las personas.
- Encuentras más difícil de lo común hacer las cosas cotidianas.
- Te percibes a ti mismo sin valía, con baja autoestima y te criticas frecuentemente.
- Tienes dificultad tomando decisiones.
- Tienes pensamientos de suicidio o te cuestionas la vida.
- Te culpas por tus errores y te avergüenzas de ellos.

La buena noticia es que todos esos síntomas se pueden resolver fácilmente entrenando al cerebro  

Todos esos síntomas pueden resultar de algún evento que los precipitó, pero que también alteró la neurofisiología. 

  

Al respecto se sabe que existe asimetría de la energía de los lóbulos frontales del cerebro, específicamente hipoactivación de la corteza prefrontal derecha, lo cual provoca muchos de los síntomas de depresión antes descritos.

 

 

Sin hablar más de diferentes formas de salir de los estados depresivos, la buena noticia es que todos esos síntomas se pueden resolver fácilmente, entrenando al cerebro para que regule su actividad eléctrica y así su bioquímica. 

 

Con neurofeedback hemos constatado que las personas pueden volver a experimentar un sueño reparador, ver los eventos positivos en su vida, sentir energía para realizar todas sus actividades del día, emprender nuevos proyectos con un estado de ánimo positivo, percibirse como valiosos y aceptar sus errores sin juzgarse negativamente. 

 

Una persona puede recuperar, al entrenar con neurofeedback, su alegría de vivir, su placer por la convivencia y el bienestar general.

 

¿Cómo te pareció esta información? déjanos tu comentario, nos encantará leerte.

 

Si te identificaste con estos síntomas o conoces a alguien que pueda requerir ayuda, contáctanos podemos ayudarles. WhatsApp. 332 494 7826


Referencias:

Asociación Americana de Psiquiatría. (2013). Manual diagnóstico de los trastornos mentales DSM-V. Washington: American Psychiatric Publishing.

 

Silva, J. (2005). Asimetrías funcionales frontales en el trastorno depresivo mayor. Rev Chil Neuro-Psiquiat; 43(4): 305-313.

Escribir comentario

Comentarios: 0