Subtipos de EEG en el TDAH y neurofeedback

Por: Carolina Vizuet Durán, Dra. C.

En cada fila se presentan diferentes características de la actividad eléctrica cerebral: potencia absoluta, potencia relativa, simetría, coherencia y fase.
Fig. 1. Imágenes de los mapeos cerebrales de dos niños con TDAH. El izquierdo con carencia de alfa y exceso de beta rápida y, el segundo con exceso de theta.

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH), se clasifica de acuerdo con la presencia y ausencia de un grupo de síntomas en:

 

  - TDAH predominantemente

    inatento.
  - TDAH hiperactivo-impulsivo.
  - TDAH tipo combinado.

 

De acuerdo con dicha clasificación sintomática, tiempo atrás se pensaba que la presencia o ausencia de los síntomas era debida a patrones de funcionamiento cerebral distintos entre los diferentes subtipos de TDAH. Sin embargo, se ha encontrado que dentro de un mismo subtipo pueden haber patrones de actividad eléctrica cerebral diferentes. Ahora se sabe que ésto resulta de si el TDAH  se presenta de forma pura o asociado con otras patologías, como: el trastorno de ansiedad, el trastorno de conducta, el trastorno específico del aprendizaje, el trastorno obsesivo-compulsivo o el autismo.

 

Clarke y cols. (2001) encontraron tres patrones de EEG en niños con TDAH, que como mencioné antes, no guardaban total correspondencia con los tres subtipos clínicos:

  • El patrón más comúnmente asociado con el TDAH es un aumento de la amplitud de actividad theta con deficiencias de actividad beta, se presenta en el 70% de los casos aproximadamente, asociado a hipoactivación cerebral.
  • Otro patrón trata de un aumento de la actividad de ondas lentas y deficiencias de ondas rápidas, asociado a inmadurez de la actividad eléctrica.
  • El menos común, presente sólo en el 10%, es el grupo con exceso de actividad beta, asociado con estados hiperalertas, en este estudio se observó que se trataba de niños con dificultados en la autorregulación emocional, trastorno de ansiedad y/o trastorno obsesivo compulsivo.

En el tratamiento de personas con TDAH, por lo tanto, es necesario conocer el patrón de la actividad eléctrica cerebral, para poder determinar cuáles aspectos del mismo son necesarios regular.

Las características del mapeo de cada cliente, son una radiografía de sus características a nivel cognitivo, emocional y conductual. 

Fig. 2. Joven entrenando con neurofeedback y biofeedback.
Fig. 2. Joven entrenando con neurofeedback y biofeedback.

En los mapeos que vemos en la figura 1, se puede observar que en el primer caso, se presenta baja potencia de actividad alfa, la cual está relacionada con el nivel de madurez de la actividad eléctrica cerebral. Además se presenta significaivamente alta la potencia relativa de beta alta en zonas posteriores, asociada a estados hiperalertas o de ansiedad, en este caso alta capacidad de imaginación. Asimismo, se observa que existe alta conectividad (medida de coherencia) entre zonas posteriores y anteriores del cerebro en la banda beta alta, lo cual podría asociarse a cierta dificultad para ser flexible ante situaciones que pudieran provocar ansiedad o estrés; así también se presenta baja conectividad prefrontal en la banda delta, asociado a dificultad en el funcionamiento ejecutivo.

 

En el segundo caso podemos observar potencia relativa significativamente alta de la banda theta, asociado con estado hipoalerta o bajo nivel de alertamiento. Al igual que en el primer caso, baja conectividad en delta en la zona prefrontal, así como baja velocidad en la conducción de los impulsos eléctricos entre diferentes zonas del cerebro, representado en los mapas de la fase.

 

 

Las características del mapeo de cada cliente, son una radiografía de sus características a nivel cognitivo, emocional y conductual. Como vemos, aunque se presente una sintomatología semejante, ambos casos con TDAH, el patrón del funcionamiento cerebral puede ser muy diferente en cada uno, por lo tanto el protocolo de tratamiento con neurofeedback es planeado e implementado de manera personalizada. 

 

 


Referencias:

 

Adam R Clarke, Robert J Barry, Rory McCarthy and Mark Selikowitz. (2001). EEG-defined subtypes of children with attention-deficit/hyperactivity disorder. Clinical Neurophysiology 112(11):2098-105.

 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ceci Ochoa (lunes, 10 octubre 2016 17:44)

    Muy interesante, tal vez por esto es que mi hijo con TDAH no ha superado del todo sus dificultades con el tratamiento farmacológico, tal vez no ha sido el más adecuado. Gracias por compartir